Entradas populares

domingo, 29 de julio de 2012

Nuestra Idiosincracia

Recuerdo muy bien cuando niño,  yo de apenas unos 6 años de edad, haberle levantado la voz a un retrato de un Cristo que bien adornaba  la pared de la sala principal de la casa de mis padres. De ese grado era mi ignorancia como tambien mis dudas a través de todo lo que me podia rodear. Lo anterior se dio cita en una reunión familiar, precisamente era mi sexto aniversario. Aquellas palabras que yo exprese aquel día iban más allá de ser solo una expresión burda y obscena, para mí era tan solo una protesta a la cultura que rodeaba mi entorno en contra de mis ideales. Pero bien mi falta de vocabulario termino siendo una tremenda grosería a oídos de los demás.


Sostuve mentalmente que aquel retrato no estaba allí por la fe de sus creyentes sino por la idiosincrasia que caracteriza al pueblo mexicano y el valor que estos le confieren a los objetos que esta por lejos de tener un significado divino. Desde muy pequeño tuve dificultades para aceptar mi religión asi como todos los ritos que conllevaba aceptarlo como parte de ser un buen “Cristiano”. Sin embargo aquellas ceremonias religiosas tales como el bautizo, comunión y confirmación más que ser un acto de fe, yo lo percibía como un acto social que debían llevarse a cabo para ser aceptado dentro de la comunidad. Claro, yo mismo cumplí con todos estos protocolos que bien no las imponían las instituciones pero que si tenían una obligación moral e inconsciente en la sociedad que obligaban a realizarse tarde o temprano.  

Entonces fue cuando comencé a cuestionarme y me pregunte ¿Qué sucedería si alguien no llevase a cabo estos protocolos sociales y religiosos?¿Cuál sería el impacto del individuo en la sociedad?¿Seria aceptado como tal?¿A la sociedad le es de interés los ideales de un individuo que van en contra de su sistema?, o a nivel intrafamiliar ¿los padres aceptarían la individualidad de creencias del hijo?.

Sin embargo mi respuesta fue tan clara como lo pudieran ser las aguas que vierten los grifos, pues pude observar y así comprender que bien exiten diferentes maneras de pensar en toda sociedad, siendo los  ámbitos políticos y religiosos los más dominantes en toda nación y es allí donde radica uno de los principales problemas y pienso desglosar en entradas posteriores. 

Bien se puede observar claramente que las  leyes han respetado la libertad de creencia, pertenencia y expresión sobre lo que debemos dar como verdad y correcto según instituciones que buscan el bienestar común de los individuos.

Sin embargo en eso se basa la vida de los individuos, dar como verdaderas las premisas, argumentos, leyes, políticas, reglamentos, normas y deberes que nos has impuesto instituciones públicas como privadas, religiosas como académicas, por ejemplificar. Aquellas son las vías algunas de las vias que se han utilizado para haber formado y moldeado nuestras ideas y pensamientos a lo que desea “el Sistema”.

Constantemente estamos sujetos a las dictaduras de la sociedad, escuelas, política, el gobierno, instituciones religiosas y empresas comerciales.  El sistema busca la riqueza a cualquier coste, su base principal es la avaricia, y lógicamente para ello utiliza la tecnología y medios disponibles para alcanzarla. 

¿Pero que es el Sistema?, el concepto lo ampliaré en posteriores entradas pero brevemente podría describirlo como un conjunto de organizaciones e instituciones dominantes e influyentes que comparten un objetivo en común y para ello crean diferentes políticas y estatutos que bien tratan de diferente materia pero que se vinculan entre sí para llevar a cabo un cometido.

El sistema ha nublado la búsqueda del sentido de la vida, así le damos mucha más importancia a las cosas materiales que a aquellas cuestiones que hacen trascender al intelecto humano y llegar a comprender su esencia misma. Hoy en día, parece normal ver a personas muy bien arregladas a tal grado que se preocupan por su apariencia ante la sociedad pues creen que las marcas comerciales de la bisutería, joyas, ropa, relojes, calzado, etcetera, definen la personalidad de si mismos dejando en un segundo plano la importancia, el desarrollo y la trascendencia de sus actitudes, aptitudes, intelecto que lo llevan a moldearse un criterio propio.

Quiero citar un argumento que me parecio conveniente para esta ocasión y que es extraido de un documental titulado, Zeitgeist Primera Parte:

"En nuestra cultura hemos sido entrenados para resaltar las diferencias individuales, así que miras a cada persona y lo que nos importa es: él es más inteligente, más tonto o más viejo, más rico o más pobre. Hacemos estas distinciones dimensionales, las ponemos en categorías y las tratamos de esa manera. Es de esta forma que vemos a los demás separados de nuestros mismos y vemos como son diferentes.


Una de las características más dramáticas es la experiencia de estar con otra persona y de repente observar cómo se parece a ti y no como es diferente de ti. Y si lo ves detenidamente, experimentar lo que es esencia en ti que es también es esencia en mí. Es de hecho lo mismo.  Solo así podrás comprender que no hay otro, y que todo es uno. Yo no nací siendo un ser rico y acomodado, nací siendo un ser humano. Entonces aprendí la historia de quien soy: si soy bueno o malo; resolutivo o no. Todo esto se aprende durante el camino." 

Ahora soy un hombre que no cree en las religiones como en otras cuestiones y hasta hace poco me hacen dudar del Dios a quienes nos inducen a servir,  “no sé quién es Dios pero se lo que no es”, dicha frase extraída de un documental. Podría ser que ante la religión yo sea un apostata, ante la sociedad un ateo, ante la política un socialista, ante el sistema un renegado y la lista seguiría pero lo cierto es que no ha habido un adjetivo para aquellas personas que se deslindan del sistema como el de "Traidor”. 
Qué más da los adjetivos con que se me califique o califique a las personas, lo cierto es que creo en Dios pero no en ese donde su historia fue escrita con sangre de inocentes, mártires o personas que tenían una independencia de ideales, de aquellos que buscaban la verdad, lo correcto y que justificaban sus argumentos con hechos concretos y apegados a la realidad. Hoy en día aquellos argumentos han sido aprobados en su totalidad por dichas instituciones mismas que renegaron tal realidad en épocas pasada. Instituciones que se deslindan de su oscura historia pidiendo una disculpa a la sociedad por las atrocidades que un día llevaron a cabo, que ingenuamente la gente perdona y por si fuera poco  les permiten seguir gobernando.

De esa manera pensaba a la edad de seis años, queriendo comprender exactamente la posición que asumimos en esta sociedad capitalista, claro que ahora a mis veinticuatro años puedo describir de una manera más completa y congruente mis ideas.  Lo cierto es que aquel día que festejaba mi cumpleaños mis padres al escucharme decir "eso" me reprendieron ante los presente invitados y me dijeron que jamás lo volviera hacer.

Aquel hecho marco en parte mi manera de pensar siendo condescendiente hasta cierto punto con las personas que creen fanáticamente o de buena voluntad en los ideales de una Burocracia, sea política o religiosa, que predica la sumisión ante un Dios o Gobernante que exige tributos, inculca su adoración y destierra su contraposición.

Como se pudo observar, lo anterior tocó varios temas tales como la política, la religión, la cultura, la sociedad, la economía,  la percepción, la verdad y lo que es correcto. Con ello pretendo más adelante dar mi opinión y critica de manera imparcial sobre las situaciones que acontecen en nuestra actualidad y que se ven relacionadas con los tópicos mencionados, al mismo tiempo tratar su vinculación con el sistema monetario y el régimen actual capitalista. Para ello utilizaré citas bibliográficas, datos históricos, documentales y toda fuente de informacion de caracter serio, profesional, congruente y valide los puntos de vista, opiniones y críticas que fueran hacer publicadas en el blog.

Con esta primer entrada doy por abierto el blog, aunque seguirá en construcción en sus próximos días. De antemano no quiero ser ofensivo pero quiero ceñirme  a los hechos, tan poco quiero herir sentimientos pero quiero ser académicamente correcto.


Atentamente

L.A. Roger Méndez

No hay comentarios:

Publicar un comentario